Logotipo de GenPath junto con oncología

Carcinoma de pulmón

El cáncer de pulmón es el segundo tipo de cáncer más frecuente tanto en hombres como en mujeres y la principal causa de muerte por cáncer.1 Hay diferentes tipos de cáncer de pulmón, como el de células no pequeñas, el de células pequeñas y tumores carcinoides. Conocer qué tipo de cáncer de pulmón tiene es importante porque las opciones de tratamiento y los resultados (pronóstico) varían.

El de células no pequeñas es el tipo de cáncer de pulmón más común. Los dos tipos de cáncer que hay en esta categoría son el adenocarcinoma y el carcinoma de células escamosas. Entre el 80 % y el 85 % de los cánceres de pulmón son de este tipo.1 El cáncer de pulmón suele comenzar en las células que recubren los bronquios y ciertas partes del pulmón, como los bronquiolos y los alvéolos.

Factores de riesgo y prevención

El tabaquismo es el factor de riesgo número uno del cáncer de pulmón. Cerca del 80 % de las muertes por esta enfermedad son a causa del cigarrillo.1 El riesgo de sufrir cáncer de pulmón para los fumadores es mucho más alto que para los no fumadores, y aumenta cuanto más tiempo de la vida y cuantos más paquetes al día se fume.

No todos los fumadores tienen cáncer de pulmón. En los no fumadores, puede desarrollarse por ser fumador pasivo. Eso sucede cuando una persona respira el humo de los fumadores que están alrededor. Ser fumador pasivo aumenta el riesgo de tener la enfermedad, y se cree que causa más de 7,000 muertes por año.1 La exposición al radón, a la contaminación del aire, al asbesto en los lugares de trabajo, al humo de los motores diésel o a ciertos químicos también puede causar cáncer de pulmón.

El cáncer de pulmón de los no fumadores a veces es diferente, en alguna manera, al de los fumadores. Aparece a una edad más temprana y presentan cambios en ciertos genes que son distintos a los de los tumores de los fumadores. Los cambios genéticos pueden ser hereditarios (pasados por un progenitor) o adquiridos (resultado de la exposición a factores del ambiente, como los químicos cancerígenos del humo del tabaco). Esta información a veces se usa como guía para el tratamiento del cáncer de pulmón.

No se pueden prevenir todos los cánceres de pulmón, pero comer alimentos saludables, hacer ejercicio, no fumar y evitar ser fumador pasivo y exponerse a químicos cancerígenos ayuda a prevenir la enfermedad.

Detección temprana del cáncer de pulmón

Los pacientes diagnosticados con cáncer de pulmón en las primeras etapas, cuando el tumor es pequeño y no se ha diseminado, tienen más probabilidades de vivir durante más tiempo. En general, los síntomas del cáncer de pulmón aparecen cuando la enfermedad ya está en una etapa avanzada.

Algunos cánceres se descubren temprano por accidente, cuando el paciente se está tratando y haciendo pruebas por otras afecciones médicas, como una cardiopatía, neumonía u otras enfermedades pulmonares. Los exfumadores y fumadores actuales tienen más riesgo de desarrollar la enfermedad a medida que envejecen. Se ha estudiado una prueba llamada “tomografía computarizada de dosis baja” (TC de dosis baja) en personas que tienen mayor riesgo de cáncer de pulmón. Las TC de dosis baja pueden ayudar a encontrar áreas anormales en los pulmones que podrían ser cancerosas antes de que empiecen los síntomas.

¿Qué pruebas podría solicitar mi proveedor de atención médica?

La prueba OnkoSightTM, exclusiva de GenPath, analiza 18 genes que son importantes para el diagnóstico de cáncer de pulmón. Al centrarse en estos genes, GenPath puede proporcionar la información que resulta más necesaria para determinar la opción terapéutica más apropiada.

Referencias


  1. Sociedad Americana Contra el Cáncer. https://www.cancer.org. Se accedió el 17 de mayo de 2019.
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software